12 MAY 2015, 16:43

El arte en las manos

Se trata de Puntada sin Hilo, un emprendimiento que nació con una idea y luego diversificó su trabajo hasta llegar a ser hoy un ejemplo de persistencia y constancia.


El arte en las manos


La incubadora de emprendimientos culturales Expresiva, conformada por el acuerdo entre la Universidad Nacional del Litoral (UNL) y el Gobierno de la Ciudad de Santa Fe, es un espacio creado para la orientación, capacitación y formación de los emprendedores para el desarrollo de sus emprendimientos. Puntada sin Hilo se incubó en ella y cuenta su experiencia como un interesante proceso de aprendizaje.

Varinia Zelko viene de una familia de músicos, estudió traductorado de inglés y su inquietud por el arte la llevó a incurrir por otros caminos, como es esta milenaria artesanía de la encuadernación. Sayana Richiger, licenciada en Diseño de la Comunicación Visual, acompaña a Zelko y juntas trabajan sus cuadernos intervenidos con mapas, referenciando la temática de los viajes, con hojas de libros reciclados y papeles teñidos o pintados a mano.

Sobre sus inicios Varinia comenta: “Los primeros objetos fueron pensados individualmente para regalar o para uso personal, al comenzar la demanda de otras personas nos dimos cuenta de que podía ser un proyecto de negocio”. Este grupo comenzó con cuatro integrantes y durante el proceso de incubación se subdividió, debido a que los intereses de producción se diversificaron.

Con la idea de satisfacer necesidades personales y sociales, estas creaciones se piensan para que los clientes puedan identificarse, definir un estilo a través del diseño personalizado y/o exclusivo.

El detalle variante en su producción, es decir, su nueva visión sobre el trabajo realizado está en incorporarle a cada cuaderno un accesorio particular, como pude ser una caja para guardarlo, un señalador con algún diseño artístico o personalizado, entre otros detalles. A su vez, este grupo dicta cursos de encuadernación para los interesados en este antiguo arte.

Ordenando los papeles

Ingresar a una incubadora significa, para la mayoría de los emprendedores, una herramienta para lograr formalizar su proyecto. Administrarse, registrarse, poner en orden las cuestiones legales que puedan estar involucradas con la identidad y la producción, son las herramientas que se adquieren con la formación necesaria.

“Cuando nos enteramos de la convocatoria nos presentamos con la idea de formalizar y alcanzar un nivel empresarial y, de esta forma, aprender y entender cómo funciona una empresa. Porque uno desde el trabajo del artista o artesano no sabe cómo manejar su negocio y por más pequeño que sea, es necesario saber cómo funciona”, comenta Varinia en relación a su ingreso a Expresiva, espacio en donde encontraron la capacitación y el asesoramiento para llevar a su emprendimiento al punto de concreción como negocio rentable.

Respecto a la cuestiones administrativas del emprendimiento dijo: “creo que todos deberíamos poder vivir de lo que nos gusta, porque lo que uno hace todos los días puede ser un emprendimiento lucrativo. No porque me de placer hacerlo no puedo ganar dinero con eso”. Aprender a dar valor al trabajo que uno hace, es un proceso que todo emprendedor debe asimilar, ya que no dar el valor correspondiente a la producción o trabajo no solo genera pérdida económica, sino que desalienta a nivel personal.

Estas cuestiones tan obvias, que muchas veces son subestimadas, son las que terminan resultando importantes cuando se quiere, por medio del proyecto, alcanzar un nivel mayor de negocios.

Conocer el espacio

Expresiva está ubicada en Altos de la Belgrano Bv. Gálvez 1150 Santa Fe, los interesados pueden comunicarse vía email expresiva@santafeciudad.gov.ar o llamar al 4650693 (lunes a viernes de 8 a 13). También pueden ingresar a la redwww.expresivasantafe.com.ar donde encontraran información sobre convocatorias y actividades del ambiente emprendedor.


Fuente: UNL


Link permanente:
http://www.redvitec.edu.ar/el-arte-en-las-manos